lunes, 5 de diciembre de 2011

La sombra del viento - Carlos Ruiz Zafón

Cuando uno se plantea hacer un blog para recomendar libros, se ve en la obligación en ciertas ocasiones de leer las recomendaciones de otros, y eso tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Hay veces que descubres libros que te encantan, como me pasó con "El curioso incidente del perro a medianoche", y otros que no te gustan tanto. Pero hay un momento difícil de sortear, cuando alguien te manifiesta que su libro favorito es uno que tú no fuiste capaz de acabar. Ese fue mi caso cuando un alumno me dijo, buscando una lectura para un trimestre, que deberíamos leer "La sombra del viento" de Carlos Ruiz Zafón. Recuerdo que  le dije que en su día le empecé y lo tuve que abandonar porque me obligaron a leer otro en la carrera; no me atreví a confesar que me pareció un poco aburrido y no fui capaz de seguir leyendo. Y claro, como no fui sincero, he pagado la penitencia de tener que leerlo, "ahora que tengo un blog y leo tanto", eso fue lo que me dijo este alumno.
Y aquí estamos, hablando de un libro que, de antemano pensaba que no me iba a gustar y..., estaba en lo cierto.
La historia narra las peripecias de Daniel Sempere, un niño que, al visitar El Cementerio de los Libros Olvidados, un misterioso lugar donde permanecen todos aquellos libros que ha pasado al olvido, y encontrar un ejemplar de "La sombra del viento" de Julian Carax, decide buscar todo lo que el autor haya escrito. A partir de aquí empezará una historia de misterios y asesinatos. Un rompecabezas del que se nos van dando pequeñas piezas a medida que avanza la narración, al tiempo que el propio Daniel va viviendo sus propias peripecias.
En realidad son dos historias paralelas, la de Daniel mientras investiga (y avanza su vida con amores, decepciones,...) y la que nos marca las averiguaciones que hace sobre la vida de Julián. De hecho, ambas vidas son tan similares que en ciertas ocasiones no sabes de quién está hablando.
El problema que le veo a la novela es que las piezas del rompecabezas que constituye la vida de Julián Carax, y que el protagonista irá encontrando con la ayuda de amigos, se nos presentan de modo tan enigmático, con tantas dudas de su veracidad, que hace muy difícil que el lector recomponga el puzzle. (Para afirmar lo siguiente debería releer la novela, pero me atrevería a asegurar que no se nos muestran ni siquiera todas las piezas). Y esta circunstancia,considero se podría haber resuelto mostrando los trozos de la vida de Carax con mayor claridad, pero Carlos Ruiz Zafón recurre a un recurso que, como poco, me parece una prueba de fuego a la paciencia del lector. Se saca de la manga un testamento de una de las "amigas" de Carax que relata, de principio a fin, toda su vida.
En definitiva, te tiene toda la novela resolviendo un crucigrama para al final obligarte a leer todas las soluciones, tanto las que ya habías encontrado, como las que no. Así que no se si recomendar que leáis la novela y dejéis de lado ese capítulo, o que directamente vayáis a él y obviéis lo demás.
Supongo que a los devotos de Ruiz Zafón lo que estoy diciendo les parecerá una exageración, pero es mi sentimiento sobre una novela que me he tenido que obligar a acabar, cuando me quedaba menos de un tercio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario